SUMINISTRO

La importancia del desayuno: siete errores que puedes estar cometiendo sin saberlo

El desayuno es sin duda la comida más importante del día, porque rompe el ayuno nocturno y aporta la energía necesaria para afrontar la jornada. Al mismo tiempo, tomar un desayuno desequilibrado, pobre o incluso saltárselo es un error realmente grave.

Tanto porque aumenta el fenómeno del "picoteo", es decir, comer bocadillos y bebidas azucaradas a lo largo del día, como porque favorece ciertas enfermedades cardiovasculares y la diabetes. Pero incluso quienes toman un desayuno abundante y equilibrado pueden cometer algunos errores sin ni siquiera saberlo.

Precisamente por eso, queremos darte estos siete consejos para un desayuno perfecto que te aportará la energía que necesitas para afrontar el día.

Pexels
La importancia del desayuno: siete errores que puedes estar cometiendo sin saberlo
El desayuno es sin duda la comida más importante del día, porque rompe el ayuno nocturno y proporciona la energía necesaria para afrontar la jornada. Al mismo tiempo, desayunar de forma desequilibrada y pobre, o incluso saltarse el desayuno, es un error realmente grave, tanto porque aumenta el fenómeno del "picoteo", es decir, comer bocadillos y bebidas azucaradas a lo largo del día, como porque favorece ciertas enfermedades cardiovasculares y la diabetes. Pero incluso quienes desayunan de forma abundante y equilibrada pueden cometer algunos errores sin ni siquiera saberlo. Por eso, queremos darte estos siete consejos para un desayuno perfecto que te aportará la energía que necesitas para afrontar el día.
Pexels
No desayunar lo suficiente es un error
No comer lo suficiente en el desayuno nos impulsa a aumentar la ingesta de alimentos en las demás comidas del día, lo cual es completamente insano. En cambio, una comida copiosa por la mañana enciende el metabolismo y nos ayuda a quemar más calorías durante el día. Esto sucede porque el desayuno nos hace sentir más saciados, reduce nuestra ingesta diaria de calorías y mejora la calidad de nuestra dieta.
Pexels
Comer demasiado rápido
Comer demasiado rápido es algo habitual en casi todas las comidas de nuestro día y sin duda está ligado a los ritmos que nos impone esta sociedad. Comer muy rápido en el desayuno puede aumentar el riesgo de obesidad, según algunos estudios recientes. Además, comer a una velocidad moderada también reduce nuestra hambre posterior.
Pexels
No comer hidratos de carbono
Existe una creencia común al respecto: no es necesario suprimir los hidratos de carbono por la mañana, sino sólo decidir cuáles y cuántos comer. Los hidratos de carbono complejos, por ejemplo, nos aportan energía constante a lo largo del día. Entre ellos se encuentran, por ejemplo, la avena cortada, la fruta fresca y los cereales integrales o bajos en azúcar. En cambio, los hidratos de carbono simples deben evitarse.
Pexels
No comas grasas
Lo mismo puede decirse de los hidratos de carbono que de las grasas: las grasas insaturadas son buenas para la salud y no deben demonizarse. Por ejemplo, añadir frutos secos y semillas al yogur es una forma estupenda de consumir grasas nutritivas. O incluso utilizar mantequilla de cacahuete untada en pan integral. Sin embargo, es preferible reducir las grasas saturadas (como la mantequilla), que pueden aumentar el colesterol.
Pexels
No consumir proteínas
Consumir proteínas por la mañana nos ayuda a controlar el hambre en las horas siguientes y además aporta mucha energía a los músculos. La mejor forma de consumirlas son las proteínas magras, como la crema de almendras, el requesón, la leche o el yogur. En el caso del yogur, sin embargo, ten cuidado: el yogur blanco, bajo en grasa, es mejor que otros, que a menudo contienen mucho azúcar. Puedes aromatizarlo con miel o fruta picada.
Pexels
Beber el zumo equivocado
A menudo se asocia el zumo de fruta con algo nutritivo y sabroso, pero la mayoría de las veces no es así. Esto se debe a que los fabricantes añaden mucho azúcar a la bebida, lo que la hace mucho más perjudicial que muchas otras cosas que se consideran poco saludables. En general, es mejor preferir la fruta entera al zumo: tiene más fibra, menos azúcar y menos calorías.
Pexels
No beber agua
Otro gran error que cometemos por la mañana es olvidarnos de beber. A menudo, en la confusión general, entre el desayuno, prepararse, vestirse y salir, a menudo con prisas, nos olvidamos incluso de beber un solo vaso de agua. Alto, ¡eso es malo! Además, varios estudios confirman que beber agua nos ayuda a carburar antes mentalmente y también a sacudirnos el malhumor del despertar.
noticias de los grandes actores de hollywood
17/06/2024
Informativa ai sensi della Direttiva 2009/136/CE: questo sito utilizza solo cookie tecnici necessari alla navigazione da parte dell'utente in assenza dei quali il sito non potrebbe funzionare correttamente.